Divorcios Express

Nos especializamos en divorcios, nos hemos enfrentado a un sinnúmero de este tipo de casos y con ello hemos constatado que no todos los casos son iguales, por eso contáctate con nosotros para que recibas una asesoría personalizada. 

ru abogados seguridad
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

En nuestra legislación existen dos causales de divorcio:

  1. Divorcio sanción: Procede cuando existe una falta grave a los deberes y obligaciones que impone el matrimonio o, las obligaciones para con los hijos, que torne intolerable la vida en común.
  2. Divorcio remedio: Procede cuando entre los cónyuges ha cesado la convivencia en común y puede solicitarse de mutuo acuerdo o por uno de los cónyuges.

Los efectos del divorcio

Los efectos más importantes que produce el divorcio son los siguientes:

  • Comienza a producir sus efectos desde que la sentencia que decreta el divorcio queda firme y ejecutoriada 59 inciso segundo LMC, es decir, que no proceden recursos en su contra. En concreto, la sentencia queda firme
    cuando han transcurrido 10 días hábiles desde que se dictó.
  • El divorcio para que tenga validez frente a terceros debe ser subinscrita en la inscripción matrimonial a cargo del Registro Civil e Identificación.
  • Los ex cónyuges pasan a tener el estado civil de “divorciado”.
  • Pone término al matrimonio y a todas las obligaciones y deberes que éste impone.
  • Pone término a los derechos de carácter patrimonio, como el de alimentos y sucesorios entre los cónyuges 60 LMC.
  • La filiación ya determinada, no se ve afectada ni alternada por el divorcio 53 LMC.
  • Dependiendo del caso, procede solicitar la compensación económica artículo 60 LMC.
  • Permite revocar las donaciones que se hayan hecho por causa del matrimonio 1790 CC.
  • Habilita para solicitar la desafectación de bien familiar.

Preguntas y respuestas comunes

Debe haber transcurrido un año desde que cesó la convivencia.

Deben haber transcurrido tres años desde que cesó la convivencia.

En la práctica, dicha pregunta dependerá de si el matrimonio fue celebrado antes del año 2004 o posterior a él. Lo anterior se debe a que si los cónyuges se casaron antes de dicho año, se permite acreditar el cese de convivencia a través de prueba testimonial y con certificados de residencia. En cambio, para quienes se casaron después del año 2004 deben acreditarlo de alguna de las formas que señala el artículo 22 y artículo 25 de la Ley de Matrimonio Civil, aunque hay ciertos Tribunales de Familia, que permiten acreditar dicho cese de la misma forma en la que acreditan los que se casaron antes del 2004.

El artículo 22 de la Ley de Matrimonio Civil señala como medios idóneos para acredita el cese de convivencia los siguientes:

  1. El acuerdo completo y suficiente que regule las relaciones mutuas y
    para con los hijos que conste en escritura pública, o acta extendida y
    protocolizada ante notario público.
  2. Acta extendida ante un Oficial del Registro Civil.
  3. Transacción aprobada judicialmente.

Agrega el artículo 25 de la misma ley, los siguientes medios:

  1. La notificación de la demanda del procedimiento judicial para regular
    las relaciones mutuas entre los cónyuges como para con los hijos, es
    decir, alimentos, bienes familiares, relación directa y regular, cuidado
    personal, o las que digan relación con el régimen de bienes del
    matrimonio.
  2. A través de un procedimiento voluntario presentado en los Tribunales de Familia.

De acuerdo con el artículo 54 de la Ley de Matrimonio Civil, se incurre en
esta causal cuando:

  1. Cuando hay un atentado contra la vida o malos tratamientos graves
    contra la integridad física.
  2. Trasgresión grave y reiterada de los deberes de convivencia, socorro y
    fidelidad propio del matrimonio. El abandono continuo o reiterado del hogar común, es una forma de trasgresión grave de los deberes del matrimonio.
    • Deber de fidelidad: El artículo 131 del Código Civil señala “los
      cónyuges están obligados a guardarse fe” y el artículo 132 del mismo
      código preceptúa “el adulterio constituye una grave infracción al
      deber de fidelidad que impone el matrimonio y da origen a las
      sanciones que la ley prevé”. En la práctica, la infracción a este deber
      consiste en que uno de los cónyuges mantiene relaciones sexuales
      con persona distinta a su cónyuge. Sin embargo, el artículo 26 inciso
      segundo de la Ley de Matrimonio Civil establece una suspensión a
      este deber de fidelidad cuando los cónyuges han cesado la
      convivencia de mutuo acuerdo. Por ende, no hay falta grave cuando
      uno de los cónyuges mantiene relaciones sexuales con persona
      distinta a su cónyuge, si ha cesado previamente la convivencia.
    • Deber de socorro: El artículo 131 del Código Civil dispone “los
      cónyuges están obligados a (…) socorrerse” y el artículo 134 del
      mismo cuerpo normativo articula “el marido y la mujer deben proveer a las necesidades de la familia común, atendiendo a sus facultades económicas y al régimen de bienes que entre ellos medie”. En otras palabras es un deber personal entre los cónyuges con un contenido patrimonial. Cuando ha cesado la convivencia, este deber se denomina “deber de alimentos”.
    • Deber de convivencia: El artículo 133 señala “ambos cónyuges tienen el derecho y el deber de vivir en el hogar común, salvo que a alguno de ellos le asista razones graves para no hacerlo”. Se ha entendido que se genera el cese de convivencia cuando los cónyuges dejan de vivir bajo el mismo techo. Cuando se infringe este deber, los cónyuges pueden solicitar la separación judicial por culpa si el cese ha sido unilateral, la separación judicial por cese de convivencia, el divorcio mutuo acuerdo o unilateral.
  3. Condena ejecutoriada por a comisión de alguno de los crímenes o simples delitos contra el orden de las familias y contra la moralidad pública, o contra las personas, previstos en el Libro II, Títulos VII y VIII, del Código Penal, que involucre una grave ruptura de la armonía conyugal;
  4. Conducta homosexual;
  5. Alcoholismo o drogadicción que constituya un impedimento grave para la convivencia armoniosa entre los cónyuges o entre éstos y los hijos, y
  6. Tentativa para prostituir al otro cónyuge o a los hijos.”

De acuerdo con el artículo 61 de la Ley de Matrimonio Civil, sí se puede solicitar la compensación económica cuando el matrimonio ha terminado por divorcio. Para mayor información leer nuestro acápite de “compensación económica”.