Nulidad del Matrominio

La nulidad del matrimonio procede ante ciertas circunstancias que acontecen al momento de celebrar el matrimonio. Tiene efectos distintos a los del divorcio, infórmate!

ru abogados seguridad
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El legislador ha señalado expresamente los casos en que procede la nulidad del matrimonio, señalando en el artículo 44 de la Ley de Matrimonio Civil que dichas circunstancias deben haber existido al momento de la celebración del matrimonio, cuales son:

1. Matrimonio celebrado existiendo impedimentos dirimentes absolutos o relativos, o alguna de las incapacidades señaladas en los artículos 5, 6 y 7 de la ley.

El artículo 5 de la Ley de Matrimonio Civil preceptúa:

No podrán contraer matrimonio:

1º    Los que se hallaren ligados por vínculo matrimonial no disuelto;

2°    Los que se hallaren ligados por un acuerdo de unión civil vigente, a menos que el matrimonio lo celebre con su conviviente civil;

3º    Los menores de dieciséis años;

4º    Los que se hallaren privados del uso de razón; y los que por un trastorno o anomalía psíquica, fehacientemente diagnosticada, sean incapaces de modo absoluto para formar la comunidad de vida que implica el matrimonio;

5º    Los que carecieren de suficiente juicio o discernimiento para comprender y comprometerse con los derechos y deberes esenciales del matrimonio, y

6º    Los que no pudieren expresar claramente su voluntad por cualquier medio, ya sea en forma oral, escrita o por medio de lenguaje de señas”.

A su turno, el artículo 6 manifiesta:

No podrán contraer matrimonio entre sí los ascendientes y descendientes por consanguinidad o por afinidad, ni los colaterales por consanguinidad en el segundo grado.

Los impedimentos para contraerlo derivados de la adopción se establecen por las leyes especiales que la regulan.”

Finalmente, el artículo 7 señala:

El cónyuge sobreviviente no podrá contraer matrimonio con el imputado contra quien se hubiere formalizado investigación por el homicidio de su marido o mujer, o con quien hubiere sido condenado como autor, cómplice o encubridor de ese delito.”

2. Cuando el consentimiento para casarse no hubiere sido libre y espontáneo en los términos expresados en el artículo 8 de la ley.

El artículo 8 de la ley expresa:

“Falta el consentimiento libre y espontáneo en los siguientes casos:

1º    Si ha habido error acerca de la identidad de la persona del otro contrayente;

2º    Si ha habido error acerca de alguna de sus cualidades personales que, atendida la naturaleza o los fines del matrimonio, ha de ser estimada como determinante para otorgar el consentimiento, y;

3º    Si ha habido fuerza, en los términos de los artículos 1456 y 1457 del Código Civil, ocasionada por una persona o por una circunstancia externa, que hubiere sido determinante para contraer el vínculo”.

3. Cuando el matrimonio no se hubiere celebrado ante el número de testigos hábiles determinado en el artículo 17.

El artículo 17 inciso segundo preceptúa:

La celebración tendrá lugar ante dos testigos, parientes o extraños, y podrá efectuarse en el local de su oficina o en el lugar que señalaren los futuros contrayentes, siempre que se hallare ubicado dentro de su territorio jurisdiccional”.

Efectos de la nulidad:

El principal efecto de la sentencia que declara la nulidad del matrimonio dice relación con que los cónyuges quedan en la misma circunstancia que tenían al momento previo a casarse (artículo 50 de la Ley de Matrimonio Civil). De lo anterior, se generan varias circunstancias, que para una mejor comprensión distinguiremos sus efectos entre los cónyuges y respecto de terceros:

A. Efectos de la nulidad entre los presuntos ex cónyuges:

    1. La nulidad comienza a producir sus efectos desde que la sentencia judicial que la declara queda firme y ejecutoriada, es decir, que han transcurrido 10 días hábiles sin haber interpuesto recursos en su contra.
    2. Produce el efecto de toda nulidad judicialmente declarada, que de acuerdo con el inciso primero del artículo 1687 del Código Civil señala “La nulidad pronunciada en sentencia que tiene la fuerza de cosa juzgada, da a las partes derecho para ser restituidas al mismo estado en que se hallarían si no hubiese existido el acto o contrato nulo; sin perjuicio de lo prevenido sobre el objeto o causa ilícita”. Vale decir, que todos los derechos y obligaciones que nacieron por el matrimonio, se mirarán como nunca haber existido.
    3. Una consecuencia inmediata del punto anterior, implica que los presuntos cónyuges nunca han tenido derechos sucesorios con respecto al otro.
    4. No se ha producido la filiación por afinidad.
    5. Las capitulaciones matrimoniales que pudieron haber existido entre los cónyuges caducan.
    6. No ha existido régimen de bienes, por ende no existió sociedad conyugal, en este caso se entiende que se formó una comunidad. En el caso de la participación en los gananciales, no se deberá proceder al reparto de los gananciales.

B. Efectos de la nulidad con respecto a terceros:

    1. La sentencia judicial que declara la nulidad del matrimonio comienza a producir efectos respecto de terceros desde la respectiva subsincripción matrimonial (artículo 50 de la Ley de Matrimonio Civil).
    2. No afecta la filiación ya determinada.

Preguntas y respuestas comunes

La diferencia principal dice relación con que una vez declarada la nulidad del matrimonio se entenderá que el matrimonio jamás existió, por lo que todos los derechos y deberes que alguna vez existieron ya no serán válidos. Además, el estado civil será de «soltero». En cambio, una vez declarado el divorcio, se extinguen ciertos derechos, pero todos aquellos deberes y obligaciones que existieron durante la vigencia del matrimonio, serán considerados válidos. Asimismo, el estado civil de las partes será de «divorciado». 

En este caso, se puede solicitar la nulidad del matrimonio respecto del segundo matrimonio, ya que el primero seguirá siendo válido.