Relación Directa y Regular

¿Te prohíben ver a tu hijo/hija o nieto/nieta? ¿no te dejan visitarlo/visitarla? La solución a dichas interrogantes consiste en presentar una demanda de relación directa y regular, para que un juez decrete las visitas a las que tienes derecho.

ru abogados seguridad
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La relación directa y regular antiguamente se denominaba “visitas”, que consiste en mantener una relación comunicacional con el hijo. Este derecho/deber nace cuando uno de los padres ha sido privado del cuidado personal del menor, de manera que propende mantener un vínculo familiar entre padre/madre y el menor o, con sus abuelos.

¿Cómo se determina la relación directa y regular?

  1. Se podrá determinar convencionalmente, de las mismas formas en que se realiza el cuidado personal, es decir, escritura pública o acta extendida ante un Oficial del Registro Civil y subinscribirla en la inscripción de nacimiento del menor (artículo 229 del Código Civil).
  2. Determinación judicial, en caso que no haya acuerdo respecto de fijar o de cómo fijar la relación directa y regular,  será necesario interponer una demanda ante un Tribunal de Familia en la que el juez deberá determinar la periodicidad de las visitas, así como sus horarios y los lugares en que deberá llevarse a cabo (artículo 229 del Código Civil). 

Preguntas y respuestas comunes

Sí, los abuelos tienen derecho a mantener visitas con sus abuelos, en caso que los padres o quien detente el cuidado personal, no le permita visitar o mantener una relación con el o la menor, será necesario que un juez determine la modalidad en que la relación deba efectuarse, esto atendido al interés superior del niño o niña.

  • La edad del hijo.
  • La vinculación afectiva entre el hijo y su padre o madre, según corresponda, y la relación con sus parientes cercanos.
  • El régimen de cuidado personal del hijo que se haya acordado o determinado.
  • Cualquier otro elemento de relevancia en consideración al interés superior del hijo.