Separación Judicial

Tramitamos tu separación judicial de la manera más rápida y económica. Nos contactaremos de manera totalmente gratuita para orientarte en tus dudas.

ru abogados seguridad
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La separación judicial tiene lugar cuando los cónyuges han cesado su convivencia o, cuando uno de los cónyuges falta a los deberes y obligaciones del matrimonio o, falta a los deberes y obligaciones para con los hijos. Cuando la causal invocada es el cese de convivencia, esta acción puede ser solicitada por ambos cónyuges o por uno de ellos. En cambio, cuando la causal invocada es la falta imputable al otro, solo el cónyuge que no ha dado lugar a la causal podrá solicitarla.

Efectos de la separación judicial

  1. Los cónyuges adquieren el estado civil de “separado”
  2. El matrimonio sigue existiendo.
  3. Subsisten los derechos y deberes del matrimonio, salvo aquellos que sean incompatibles con la separación (como el deber de cohabitación y fidelidad).
  4. Se disuelve la sociedad conyugal o régimen de participación en los gananciales.
  5. Subsiste el derecho de alimentos y sucesorios, salvo que se haya dado la separación por culpa del cónyuge beneficiado (artículo 35 de la Ley de Matrimonio Civil).
  6. Ambos cónyuges deben proveer a las necesidades de la familia común en proporción a sus facultades (artículo 160 y 178 del Código Civil).
  7. Los cónyuges pueden celebrar contratos de compraventa entre sí (artículo 1796 del Código Civil).

Preguntas y respuestas comunes

A diferencia de lo que ocurre con el divorcio, no se debe esperar plazo alguno para solicitar la separación judicial.

La ley contempla dos alternativas:

Violación grave de los deberes y obligaciones que impone el matrimonio:

Los deberes y obligaciones del matrimonio son: deber de fidelidad (133 CC), obligación de socorro (131 y 134 CC), deber de ayuda mutua (131 CC), deber de protección recíproca (131 CC), deber de convivencia (133 CC), deber de respecto recíproco (131 CC) deber de cohabitación (102 CC), que se analizarán a continuación:

  • Deber de fidelidad: El artículo 131 del Código Civil señala “los cónyuges están obligados a guardarse fe” y el artículo 132 del mismo código preceptúa “el adulterio constituye una grave infracción al deber de fidelidad que impone el matrimonio y da origen a las sanciones que la ley prevé”. En la práctica, la
    infracción a este deber consiste en que uno de los cónyuges mantiene relaciones sexuales con persona distinta a su cónyuge. Sin embargo, el artículo 26 inciso segundo de la Ley de Matrimonio Civil establece una suspensión a este deber de fidelidad cuando los cónyuges han cesado la convivencia de mutuo acuerdo. Por ende, no hay falta grave cuando uno de
    los cónyuges mantiene relaciones sexuales con persona distinta a su cónyuge, si ha cesado previamente laconvivencia.
  • Deber de socorro: El artículo 131 del Código Civil dispone “los cónyuges están obligados a (…) socorrerse” y el artículo 134 del mismo cuerpo normativo articula “el marido y la mujer
    deben proveer a las necesidades de la familia común,
    atendiendo a sus facultades económicas y al régimen de bienes que entre ellos medie”. En otras palabras es un deber personal entre los cónyuges con un contenido patrimonial. Cuando ha cesado la convivencia, este deber se denomina “deber de alimentos”.
  • Deber de ayuda mutua o asistencia: El artículo 131 del Código Civil establece “los cónyuges están obligados a (…) ayudarse mutuamente en todas las circunstancias de la vida”. Este deber también se desprende del artículo 102 del mismo código. Se ha interpretado este deber como los cuidados personales que se deben los cónyuges, así como la ayuda a situaciones desfavorables de la vida.
  • Deber de respeto y protección: La parte final del artículo 131 del Código Civil señala “el marido y la mujer se deben respeto y protección recíprocos”. Esta causal suele darse en situaciones de Violencia Intrafamiliar.
  • Deber de convivencia: El artículo 133 señala “ambos cónyuges tienen el derecho y el deber de vivir en el hogar común, salvo que a alguno de ellos le asista razones graves para no hacerlo”. Se ha entendido que se genera el cese de convivencia cuando los cónyuges dejan de vivir bajo el mismo techo. Cuando se infringe este deber, los cónyuges pueden solicitar la separación judicial por culpa si el cese ha sido unilateral, la separación judicial por cese de convivencia, el divorcio mutuo acuerdo o unilateral.
  • Deber conyugal o de cohabitación: Se desprende del artículo 102 y se traduce en mantener relaciones sexuales. Solo procede este derecho cuando exista una enfermedad de alguno de los cónyuges que le impida mantener relaciones sexuales, por lo que no se produce infracción a este deber cuando se produce por la falta de consentimiento de uno de los cónyuges. Es decir, es válido para cualquiera de los cónyuges negarse a mantener relaciones sexuales.

Violación grave de los deberes y obligaciones para con los hijos:

Básicamente se refiere a los deberes de crianza, corrección y educación; así como a los deberes de proporcionar alimentos y mantener una relación directa y regular. Finalmente, es importante destacar que la infracción a estos deberes debe ser tan grave “que torne intolerable la vida en común” artículo 26 inciso primero de la Ley de Matrimonio Civil.

  • ¿Puedo pedir compensación económica? No, dado que la separación judicial no le pone término al matrimonio, por ende, no es procedente
    solicitar compensación económica, sino demandar por alimentos.
  • Si no tengo dinero suficiente para vivir, ¿puedo demandar por alimentos a mi cónyuge? Sí, como se ha mencionado anteriormente, se mantienen casi todos los deberes y obligaciones del matrimonio, por lo que se puede demandar por pensión de alimentos.